Saltar al contenido

Entorno y Comunidad

Nuestro entorno

Un grupo de corredores corrinedo campo a través

Compromiso con nuestra sociedad

El peso de Repsol como motor económico y generador de empleo en la Región de Murcia es indiscutible, pero no es sólo eso. La actividad de la refinería de Cartagena está ligada a la ciudad, y a las comunidades vecinas como Alumbres. Como parte de nuestro compromiso con el entorno, apoyamos iniciativas educativas, sociales, culturales o deportivas.
Vista aérea de Cartagena

El complejo industrial de Repsol en Cartagena promueve el trabajo estable y de calidad y contribuye a potenciar las instituciones y otras industrias. Nuestro objetivo es ser una compañía multienergética comprometida con un mundo sostenible y la creación de valor para el progreso de la sociedad. Para la refinería, el medio ambiente, la seguridad, la ayuda social, la cultura y el deporte, son parte de este compromiso.

Formación y empleo

La refinería es una de las empresas de la Región de Murcia que más empleo genera. A los cerca de 900 empleados de Repsol en Cartagena, hay que sumar los centenares de puestos de trabajo que promueve de forma indirecta y que, junto a las empresas auxiliares, ha permitido crear una red de profesionales cualificados consiguiendo la dinamización laboral y económica del entorno.

A esto hay que añadir el compromiso de la refinería para facilitar la incorporación al mercado laboral de los jóvenes. Lo hacemos, por ejemplo, con el mantenimiento y potenciación de la FP Dual, el desarrollo de prácticas, la divulgación científica a través de nuestro centro de visitas, o la adhesión al programa ‘Retorno a Cartagena’.

Derechos Humanos

Como referente industrial y como agente social, Repsol tiene muy presente los derechos humanos. En todas nuestras actividades velamos porque sean respetados y contamos con una Política de Derechos Humanos y Relación con las Comunidades propia.

Compromiso social

El compromiso del complejo industrial de Cartagena con la ciudad y las poblaciones de su entorno como Alumbres es absoluto. Nuestra actividad industrial es por y para su gente. Además, es el punto de partida de todos los apoyos sociales, educativos, deportivos o culturales que llevamos a cabo. 

Mantenemos una colaboración estrecha con instituciones, organizaciones y asociaciones. Apoyamos su actividad de formas tan diversas como el impulso para el desarrollo de proyectos, colaboraciones en programas sociales y medioambientales, o la implicación de los trabajadores de la refinería en acciones de voluntariado.

En este compromiso social, Alumbres, nuestra población vecina, cuenta con un espacio propio. En colaboración con las instituciones públicas del pueblo y con el Panel Público Asesor, creado como nexo de comunicación con los vecinos, contamos con un plan de acción en áreas tan diversas como la cultura, el deporte o el ámbito social.

Educación

A nivel educativo, mantenemos convenios de prácticas con las principales universidades de la Región de Murcia. En cuanto a la Formación Profesional (FP), estamos en contacto permanente con los institutos de nuestra área que imparten ciclos de formación técnicos.

Los trabajadores procedentes de FP son la base de nuestra actividad, y en Cartagena somos pioneros en la implantación de la Formación Profesional Dual. Su objetivo es formar a los jóvenes de manera práctica, teniendo como centro de estudios el espacio de trabajo real.

Nuestro compromiso educativo nos ha valido la concesión del premio Mateo Vodopich, otorgado por la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad Politécnica de Cartagena, en reconocimiento a nuestro apoyo a la formación y la empleabilidad de sus estudiantes.

Cuidamos nuestro entorno

Voluntarios de Repsol en un bosque
Desde la refinería promovemos la colaboración con los colectivos de nuestro entorno y fomentamos, junto a Fundación Repsol, la participación de nuestros empleados en acciones de voluntariado como campañas de recogida de alimentos, la limpieza de playas y fondos marinos, o la repoblación arbórea de espacios abandonados. Es el caso del Cerro de los Moros de Cartagena, convertido hoy en el denominado ‘Bosque Repsol o de la Biodiversidad’. Un lugar con más de 2.000 especies vegetales autóctonas como el ciprés de Cartagena, el lentisco, el acebuche, el cornical, el palmito o variedades endémicas como la Jara de Cartagena, en peligro de extinción.

Cultura

Creemos que la cultura es clave para el desarrollo social. A través de Fundación Repsol, apoyamos la recuperación del patrimonio arqueológico de la ciudad de Cartagena. El ejemplo lo encontramos en el Foro Romano. La aportación realizada ha posibilitado que este enclave se haya convertido en el parque arqueológico urbano más grande de Europa. Además, estamos presentes en los principales eventos que se desarrollan en nuestro entorno.