La antorcha de Cartagena

La seguridad de nuestras instalaciones es un compromiso prioritario para Repsol. Uno de los principales elementos de seguridad en nuestros Complejos Industriales son las antorchas. Funcionan las 24 horas del día, los 365 días del año para proteger a las personas, al entorno y a las instalaciones. Las antorchas queman de forma controlada los gases y fluidos fácilmente evaporables que están siendo procesados. 

Llama de la antorcha.

Un elemento imprescindible

¿Para qué sirven?

Es un elemento de seguridad cuya función es la de eliminar gases y fluidos fácilmente evaporables que están siendo procesados. En situaciones puntuales de parada en la planta, se queman de forma controlada hidrocarburos gaseosos similares a combustibles domésticos.

¿Cómo funcionan?

La combustión se produce en la parte superior de la antorcha llamada "tip". En esta zona se añade vapor de agua a la corriente de gas para que se produzca una combustión completa y sin residuos. Los hidrocarburos se convierten en CO2 y vapor de agua, dispersándose a medida que se alejan de la antorcha. Esta combustión no genera ningún riesgo ni para la salud ni para el entorno.

¿Cómo es su funcionamiento?

Funcionan las 24 horas del día, los 365 días del año para proteger a las personas, al entorno y a las instalaciones. Están monitorizadas a través de los paneles de control de los Complejos Industriales.

Vista de una antorcha

Estructura

 

Están siempre operativas con una pequeña llama sin producir ningún ruido ni humo.

Quemador: encendido el piloto únicamente o con una longitud de llama inferior a 5 metros.

Ruido: sin ruido.

Penacho: invisible.

Situación planta: marcha normal.