Saltar al contenido

Medio Ambiente

Eficiencia Energética

Sala de control de un puerto

El complejo de Cartagena avanza en los objetivos de eficiencia energética

El Día Mundial de la Eficiencia Energética se celebra cada año el 5 de marzo y nosotros queremos ser parte de él, porque la eficiencia energética está en nuestro día a día. El uso eficiente de la energía nos permite utilizar menos recursos obteniendo los mismos resultados. En nuestro caso, lo conseguimos con la mejora de los procesos, la optimización diaria, el reciclaje, el uso de combustible con menos contenido en carbono y un consumo inteligente, es decir, utilizando solo aquella energía que realmente necesitemos. Como resultado, esto nos permite reducir las emisiones a la atmósfera, convirtiendo la eficiencia energética en una de las vías con mayor potencial para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero.

10 millones de euros y un gran reto

Vista nocturna de la refinería de Cartagena iluminada por la noche

La refinería de Cartagena cuenta este año con un presupuesto para inversiones en reducción de CO2 que asciende a 10 millones de euros.

Siendo uno de los complejos más grandes de Europa, todas las acciones realizadas desde la implantación del Plan de Eficiencia Energética y Reducción de CO2 han permitido mejorar sustancialmente nuestros indicadores de gestión de la energía y de CO2. Especialmente, en el proyecto de ampliación del complejo, que finalizó en 2011, se aplicaron las mejores prácticas disponibles en eficiencia energética. Con todo esto, actualmente este complejo industrial se encuentra entre los mejores del mundo en desempeño energético, según el último estudio benchmarking Solomon realizado en 2016.

Es por eso que el objetivo de eficiencia energética para la refinería de Cartagena es especialmente retador, porque partimos de una situación favorable desde el punto de vista energético, con lo cual el margen de mejora en equipamiento es menor que en otras refinerías.

Más de una década de estrategia energética

La compañía lleva más de una década materializando una estrategia de eficiencia energética global y adoptando medidas de gran impacto en todas las áreas de negocio. Además, año tras año incorporamos nuevas metas locales que conseguimos alcanzar con medidas como el cambio de combustible (de fuel oleo a gas natural) o la reducción de los gases de antorcha en todas las refinerías.

Alrededor del 60% de los costes operativos de las instalaciones corresponden al consumo de energía, por lo que seguir avanzando en la optimización energética también mejora la competitividad de nuestro complejo.

Conseguir nuestros objetivos nos impulsa a ponernos límites más ambiciosos

Toda esta optimización tiene resultados tangibles, ya que repercute directamente en la disminución de CO2 a la atmósfera. En un contexto de transición energética hacia un futuro de bajas emisiones que limite los efectos del cambio climático, en 2017 la compañía ha invertido e implantado acciones de mejora en sus instalaciones que han evitado emisiones de CO2 en 216 mil toneladas en total, que además se han traducido en reducción de sus consumos energéticos.

El Plan de Eficiencia Energética contempla objetivos concretos en las operaciones, lo ha permitido reducir 4,5 millones de toneladas en el periodo 2006-2017, demostrando el compromiso con la mejora continua e impulsando acciones que han reducido 216 kt de CO2 equivalente, lo que supone que desde 2014 se ha alcanzado una reducción de casi el 74% de la meta establecida en el Plan Estratégico de la compañía.

  • Vista nocturna de la refinería de Cartagena iluminada por la noche
  • Icono de una gráfica
  • Vista nocturna de la refinería de Cartagena iluminada por la noche
Entre 2006 y 2013 nuestra compañía se comprometió a recortar la emisión de CO2 en 2,5 millones de toneladas y superamos con creces ese objetivo, alcanzando una reducción de 3,1 millones de toneladas de CO2 a finales de 2013. Ahora, el objetivo marcado para 2020 es aún mayor, reducir 1,9 millones de toneladas adicionales, hasta llegar a la meta global de 5 millones de toneladas. Un camino imparable en el que seguiremos trabajando para tener un futuro energético más sostenible.