Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Políticas de Cookies y que estás de acuerdo con su uso.
Aceptar.
Saltar al contenido

Conectando la ciudad del siglo XXI con la del siglo I

Los trabajos de recuperación y puesta en valor de la última fase del Barrio del Foro Romano afrontan su recta final. Repsol, a través de su Fundación, refuerza su compromiso con la cultura y la recuperación del patrimonio histórico de Cartagena con la firma de un nuevo convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Cartagena. El acuerdo permitirá la finalización de los trabajos y consolidar la posición de la ciudad en los grandes circuitos culturales y turísticos.
Otras informaciones
Vista aérea del Foro Ro,mano en Cartagena

Gracias a este nuevo impulso se completa el proyecto de recuperación arqueológica y de musealización del último sector del Barrio del Foro Romano. Esto permitirá al visitante recorrer el yacimiento de forma inversa a cómo lo hacía hasta ahora, añadiéndose en ese recorrido nuevos atractivos, que lo harán aún más didáctico y ameno. Entre esos nuevos reclamos se encuentran la plaza del Foro, con la Curia y dos nuevas calzadas, así como el propio Museo Foro Romano, que acogerá las piezas halladas y restauradas durante la excavación, y que será la puerta de entrada al yacimiento.

“Se trata de que podamos hacer un recorrido amable a través de los restos para llegar al Foro y, si puede ser, pisando las mismas calles que pisaron ellos”, explica María José Madrid Balanza, codirectora del equipo de excavación. Con estos trabajos se ha buscado que la experiencia para el visitante sea lo más inmersiva posible, haciendo que se sienta transportado a una ciudad romana.

Actualmente, el equipo de arqueólogos y restauradores trabaja en las terrazas superior e inferior del Foro. En la superior investigan sobre la existencia de un templo sobreelevado y de gran altura, que estaría dedicado a Augusto y que habría sido una referencia en toda la ciudad al ser visible desde cualquier punto, como explica María José Madrid.

En la terraza intermedia se conservan en bastante buen estado las escalinatas de subida a la plataforma en la que se levantaría el templo, así como los contrafuertes, que además de su función arquitectónica, servirían para la colocación de esculturas en honor a la familia imperial o los personajes más destacados de la ciudad.

El próximo proyecto se centra en la restauración del Foro con la Curia -la sala de reuniones del senado local- a la que se podrá acceder desde el Museo. La intervención arqueológica prevista en el espacio comprendido entre la plaza pública y el Santuario dedicado a Isis pretende delimitar el edificio que alberga la manzana IV, generando una senda que conduzca a una zona de descanso pensada para el confor del visitante y a partir de aquí, continuar el recorrido a través del Santuario de Isis, el Edificio del Atrio y las Termas; edificios que actualmente forman el recorrido del Barrio del Foro Romano. Esta conexión prevé salvar todas las cotas arqueológicas de forma que el recorrido sea totalmente accesible a personas con movilidad reducida. Como indica María José Madrid, “con esta intervención lo que hemos conseguido es que la gente pueda visitar el yacimiento libre de barreras arquitectónicas, siempre intentando conectar la ciudad del siglo XXI con la del siglo I. Casi todo el recorrido es prácticamente a pie de calle o a través de rampas. Solo en el edificio del atrio tenemos un tramo de escaleras, pero incluso en ese caso, hemos intentado que desde la parte superior se pueda visualizar todo el conjunto”.

Museo del Foro Romano

Desde el año 2012, Repsol, a través de su Fundación, colabora en los trabajos de excavación, conservación y musealización del Foro Romano. Las sucesivas etapas que se han completado han ofrecido un recorrido en el que el visitante podía hacerse una idea de cómo era la vida en Carthago Nova hace 2.000 años. Cuando finalice la intervención, y abra sus puertas el Museo Foro Romano, el viaje en el tiempo se hará a lo largo de toda la historia de la colina. “El Molinete ha sido un punto clave en la evolución de la propia ciudad y en el museo vamos a contar esa historia, haciendo un recorrido en el tiempo a la inversa, desde el siglo XX hasta llegar al siglo I” explica María José Madrid. Al final de la visita al museo, en la planta inferior, lo que encontraremos será una calzada romana que nos invitará a recorrer el yacimiento al aire libre.

La colección del museo la componen 336 piezas que han sido halladas durante las sucesivas excavaciones de la colina, entre ellas, una cornucopia de mármol, una cabeza de Venus, los cuadros de Apolo y las musas, la reja de una ventana del Edificio del Atrio y un recipiente para las ceremonias que posiblemente se celebraron en el Santuario de Isis. Todas ellas son piezas de gran valor por su significado y en buen estado de conservación.